Unos días atrás pudimos ser testigos del momento más emotivo en que una adorable anciana vio a su tataranieto por primera vez, y las imágenes le dieron la vuelta al mundo.

Ciertamente, las imágenes conmueven hasta el más insensible. Y es que no hay nada más grande para una persona de la tercera edad cuando llega el momento en que una hija trae una nueva vida al mundo. Pero cuando eso sucede generación tras generación, el tesoro es incalculable.

Esta maravillosa familia que reside en México tiene el gran privilegio, sin duda algo que no se ve todos los días, de tener a su abuela, bisabuela y ahora tatarabuela con vida y esperaron con ansias el momento en que finalmente el pequeño de la familia iba a estrechar los brazos de la anciana.

Miles de comentarios en línea surgieron en torno al video celebrando la grandeza de poder disfrutar del emotivo momento en que la anciana contemplaba al bebé, mientras le impartía la benidición y lo besaba en la frente, un verdadero orgullo para ella.

Pero hace pocos días una de nuestras lectoras nos ha compartido un nuevo video.

Se trata de otra de las bisnietas de la anciana, Daniela, que ha querido dar a conocer otro emotivo reencuentro de la anciana con el bebé, dos meses después de que lo vio por primera vez. Y si el otro video te sacó un par de lágrimas, este sin duda lo hará también.

Esta vez se puede ver cómo la anciana se prodiga en mimos, besos y abrazos para con el pequeño, sin dejar de decirle las frases más conmovedoras al oído:

“Ay qué chulo niño, qué bonito mi hermoso niño, qué lindo niño tengo”, dice la anciana mientras sus bisnietas no pueden dejar de conmoverse

Después vuelve a besarlo una y otra vez y sin poder contener el inmenso amor que siente hacia el pequeño, le dice a su bisnieta: “Ahora sí que no te lo doy”, logrando hacer reír a todos los presentes.

Increíblemente la anciana parece darse perfecta cuenta y les dice que se lo dejen, que ella lo cuida si es que le dejan con qué alimentarlo.

Luego la bisnieta incluso le cuenta que el bebé venía llorando y que ahora que está en sus brazos, parece que ha encontrado paz y tranquilidad. ¡Y cómo no estarlo! Qué más seguridad y más tierno recostar puede haber que en los brazos de una adorable tatarabuela.

Finalmente le repiten que él es su tataranieto, y ella lo repite con firmeza:

Daniela Acosta

“¡Él es mi tataranietooo! Fíjate hasta dónde he llegado y cuánto me falta”

Son escenas que definitivamente nos derriten el corazón y agradecemos que su familia pueda compartir estas tiernas escenas que quedarán para la posteridad.

Cuando crezca este pequeño sabrá que estuvo en los brazos de su tatarabuela y esperamos que los momentos que le queden junto a la anciana sean igual de entrañabales. No dejes de compartir este emotivo video con tus amigos.