El caso de la familia Turpin le ha dado la vuelta al mundo, ha sido uno de los crímenes más aberrantes de maltrato infantil. Los padres de 13 hijos con edades comprendidas entre los 2 y los 29 años, fueron detenidos después de que una de las hermanas, de 17 años, se atreviera a huir por una ventana para denunciar que eran víctimas de horribles torturas. Puedes volver a ver la noticia aquí.

Recientemente, han salido a la luz imágenes estremecedoras de la antigua casa en la que vivía la familia. Nellie Baldwin, es una mujer que se dedicó a comprar propiedades para alquilarlas durante décadas.

En el año 2011 adquirió una casa cuya hipoteca se había vencido, el inmueble estaba ubicado en Rio Vista, Texas.

Ella declaró ante los medios de comunicación las características de aquella vivienda que en esa época era la residencia familiar de los Turpin, aseguró que “Era inhabitable y asquerosa”.

Relató que “embarraron las paredes con heces, el salón y todas las habitaciones tenían un olor terrible”.

La agente inmobiliaria siempre se había preguntado lo que había sucedido con la familia que vivía en esa casa antes de que ella la comprara.

Después de tanto tiempo finalmente lo supo, la vivienda era propiedad de David y Louise Turpin, la pareja de California que fue acusada por maltratar a sus 13 hijos manteniéndolos encadenados a sus camas durante largos períodos de tiempo y sometiéndolos a las peores torturas.

Las imágenes de la casa en la que vivían muestran que los menores a veces ni siquiera eran liberados para ir al baño a hacer sus necesidades fisiológicas.

Mike Hestrin, fiscal de distrito del condado de Riverside, comentó en una rueda de prensa que estaba impactada por las atrocidades que cometieron los padres.

Mientras que Nellie, aseguró que la antigua casa de la familia ubicada en Rio Vista tenía condiciones tan deplorables que los banqueros no permitían que nadie viera el interior del inmueble antes de firmar una cláusula especial que decía que si el comprador o alguien de su familia contraía alguna enfermedad dentro de la casa, la institución bancaria no se hacía responsable.

“Pero no nos imaginamos nada similar”, dijo la agente inmobiliaria, quien relató que en el pasado ha comprado viviendas que “apestaban” y que necesitaban reformas.

La hipoteca de la casa se venció en abril de 2010, el banco la limpió antes de hacer la compra en el exterior, pero el interior de la vivienda permanecía lleno de pestilencias.

A parte de las heces que había esparcidas por todas las paredes, había basura por cada rincón y los paneles de yeso tenían agujeros.

Además, el olor que expedía la casa era tan fétido que la compradora tuvo que utilizar litros de lejía en los pisos para combatir el aroma para el día siguiente, en el que tendría que repetir la operación.

“Me enferma pensar que había personas viviendo así ¿sabes?, que tantos niños vivieran en tan malas condiciones durante 12 años sin que nadie lo supiera”, aseguró Baldwin.

Los hermanos Turpin eran víctimas de los más crueles maltratos, sus padres los agredían física y psicológicamente, los asfixiaban y solo les servían pequeñas porciones de comida en estrictos horarios.

Ellos comían delante de ellos para provocarlos y dejaban frente a ellos apetecibles postres imponiéndoles como norma que no los podían tocar.

También, tenían muchos juguetes, pero les prohibían sacarlos de las cajas. Iban de vacaciones a Disneyland y a Las Vegas para demostrar a los demás que eran una “familia feliz” escondida detrás del aberrante maltrato que sufrían.

Todos sufren desnutrición severa e incluso han desarrollado problemas neurológicos y cognitivos. La hermana de 20 años solo pesa 37 kilos y el niño de 12 tiene el peso y la talla de uno de 7.

Finalmente, los padres están detenidos y los 13 hermanos están siendo atendidos en diversos hospitales, han recibido numerosas ofertas de adopción. Las autoridades se han sorprendido por los estragos que ha causado el aislamiento y el maltrato en el que vivían los 13 hermanos, no sabían qué era un policía, nunca habían ingerido una medicina, ni sabían qué era un médico.

Muchas familias se han acercado a la vivienda de la familia Turpin catalogada como “la casa del horror” para dejar flores, globos, peluches y así expresar su solidaridad hacia los hijos de la pareja detenida.

CNN

Es indignante conocer cómo dos adultos sin alma arruinaron la vida de 13 inocentes a quienes debieron cuidar con el compromiso de velar siempre por su salud y bienestar. Comparte esta estremecedora noticia.